miércoles, 18 de mayo de 2011

* DIÁLOGOS I

-Pues sí -le comentaba a Don Andrés durante la clase de ética - según esto que estamos viendo, las definiciones del libro, yo creo que me consideraría agnóstico, puesto que nunca he visto a Dios ni tengo pruebas de su existencia, pero entonces no puedo ser ateo porque como dice aquí, tampoco puedo negar de Él... luego yo creo que cuestionarnos si existe o no existe no tiene que ser tan importante ya que moriremos sin saberlo... ¿no?

- Entonces tú no eres agnóstico, tú más bien eres tonto -le contestaba el maestro, alterado - porque si miras a tu alrededor: las plantas, los animales, el universo... y no te cuestionas que quién lo hizo o por qué, si no lo ves, significa que eres tonto y un ignorante, porque no por eso debemos de dejar de darle importancia al Señor como tu estás diciendo.

- Disculpe usted Don Andrés, entonces creo en Dios.





No hay comentarios: