lunes, 28 de septiembre de 2009

LA IDENTIDAD EN CONFLICTO

Juan Manuel salía de trabajar y nos encontrábamos en algún lugar de la ciudad después de haberme pateado un minúsculo trozo del Distrito Federal a lo largo de toda la mañana. Faltaban solo unos días para las fiestas de la independencia y todo el país esperaba que se diera el gran grito, al partir del cual se comenzarán a recoger todos los adornos patrios y banderas que se guardarán para el año que viene. En el cual se cumplirán los doscientos años del fin de la dominación del caciquismo paternalista español, gran peso cultural todavía presente tanto en la “madre patria” como en aquellos lugares por donde pasaron y “culturizaron” a lo largo de la historia.

Tuve la suerte de que mi buen amigo chilango, por su posición, trabajo y conocimientos, supo darme pequeñas clases entre chelas y tacos, sobre el difícil y nublado panorama sociopolítico y económico del país. Mostrándome pequeños detalles clave que me ayudarían en mi intención de enterarme un poco lo que está ocurriendo en este país de contradicciones.


A paso tranquilo por la zona del Zócalo, se alzaba una enorme bandera nacional presidiendo la imponente Plaza de la Constitución, rodeada por los palacios coloniales en donde se ubican los centros de poderes políticos así como la catedral.
Es que cuando paso por aquí y veo la bandera, me dice Juan Manuel, me hierve la sangre y se me enchina la piel, ¿no te pasa a ti, güey? Verás Juan Manuel, le respondo despacio mientras voy eligiendo las palabras para hacerme entender, la verdad es que no, el tema de la bandera española y el orgullo patrio es bastante diferente en mi país, no sé como explicarlo pero para mí y para mucha gente, la bandera española no simboliza aquello con lo que nos sentimos identificados. Entonces… ¿no te identificas con la bandera de tu país? Me dijo un tanto extrañado. Es difícil de explicárlo Juan, para que me entiendas te diré que la primera vez que he sentido “algo” por la bandera rojigualda, ha sido ahora que estoy fuera de mi país, aún así, dudo que me veas algún día con una bandera española o que intente combinar los colores con mi ropa, accesorios y adornos como hacéis aquí. Nuestra conversación siguió por otros muchos temas en los que no faltaban las comparaciones y similitudes entre su país y el mío, pero continué pensando en el tema de la bandera con cierta envidia, de la sana, por no sentir lo que él cuando paso bajo la bandera que tengo impresa en mi pasaporte. En el fondo debe ser algo bonito.

Pasaron varios días en los que seguimos hablando del complicado panorama político y sociohistórico de mi país, dándole mi visión personal de la crisis ideológica e identitaria que tenemos en el Estado Español, tampoco ausente de contradicciones y cierto surrealismo.

Seguiré soñando en que algún día se me encoja el corazón cuando pase por la Plaza de Colón de Madrid y me emocione contemplando un trozo de tela, ojalá algún día se me escape alguna lágrima con un himno y espere impaciente la celebración de un día en el que todos mis paisanos, de norte a sur y de este a oeste, me saluden con orgullo y sin vergüenza con un “¡VIVA ESPAÑA!” o algo parecido mientras cuelgan la bandera en su balcón con una sonrisa. Ojalá algún día podamos sentirnos realmente orgullosos por alguna fase de nuestra propia historia.

Una lástima, ya que hasta que mi bandera no sea tricolor, ni mi 15 de septiembre un 14 de abril, dudo que me ocurra lo que a el. Mientras tanto, puedo seguir soñando, que para algo es gratis.

¿Y si la guerra civil española la hubieran ganado los buenos?



Gracias Juan, ¡Y que Viva México!

Salud y República

8 comentarios:

Myriam dijo...

Me parece muy interesante la reflexión que haces en esta entrada, es casi casi como si la estuviera oyendo en persona y creeme, me ha conmovido un poco haber visto los edificios del Zócalo capitalino en tu blog.

Quisiera comentar algo, el día 15 de septiembre yo puse una entrada en mi blog alusiva a las fiestas patrias donde mostraba toda la parafernalia con que se celebra en mi casa esa fecha y ya me habían hecho comentarios algunos amigos extranjeros sobre la distinta postura que toman, por ejemplo en España, ante actos de tipo semejante.

Lo curioso es que aquí en México en ocasiones algunos líderes de opinión nos sugieren que seamos más medidos con toda esa pasión y algarabía que demostramos en ocasiones como esta, que nos pongamos a reflexionar más sobre si verdaderamente tenemos algo que celebrar, si verdaderamente nos sentimos orgullosos con nuestro México y si deveras queremos tanto a México como decimos.

Pero de que es una euforia sin fundamento, lo es en cierto grado, aquí tenemos ya en el ADN la exaltación a los símbolos patrios, somos apasionados y además de todo somos fiesteros ya por naturaleza.

A mi no se me enchina la piel pero no puedo negar que me parece sumamente bonita mi bandera, realmente me alegra la vista y cuando ondea en esas astas monumentales que de repente hay en ciertas plazas del país, mi asombro no se hace esperar.

La verdad es que no podría explicar el fenómeno adoratorio a los símbolos patrios mexicanos, pero ¡ah! de que se siente algo se siente.

Saludos!!

Christian dijo...

Hola Haime, como ves ando de blog en blog, será que no tengo ninguna gana de hacer las cosas pendientes...en fin, me gusta tu ejercicio de reflexión, sin embargo, según leía la entrada me he dado cuenta de un detalle que es sintomático de la realidad "surrealista de la fragmentación identitaria" de "nuestro país". Comparto tu reflexión sobre el orgullo patrio y esa falta de respeto por el símbolo tristemente bicolor... pero me sorprende –para bien- la bandera de Andalucía que ondea en tu blog. Es como si España como la “Gran España” estuviera cargada de sangre e historia y todavía escuece, es como si esa “España Una Grande y Libre” nos empujara a mirar para otro lado, o hacia los macro agregados de naciones y el cosmopolitalismo más new age o hacía la reducción de la patria a la comunidad autónoma...el caso es que incluso en eso podemos hacer comparaciones dentro del Estado. Por ejemplo, Andalucía ha realizado un gran esfuerzo de forjar una identidad andaluza más allá de la definición estereotipada que realizaron y mantiene los señoritos de la/s capitales. Sin embargo, Castilla La-Mancha no tiene ni eso. Es una de las comunidades autónomas con menor identificación entre las provincias, es curiosos, la gente se identifica más con su municipio o con “España”. Es una comunidad ideológicamente dominada por la influencia de Madrid y no posee identidad ninguna –ahora algo hacen los políticos para forjar un espacio de referentes compartidos-. Castilla La Mancha es una comunidad huérfana ya que se le extirpó Madrid para hacer una capital, no olvidemos que las fronteras de algunas comunidades se trazaron del 75 en adelante. Bueno, sólo una anotación para añadir más leña al fuego…yo creo que España como proyecto está tocado desde el “desastre del 98”, pero vamos, con suerte se nos une Portugal y nos convertimos en un país paradigmático en lo que a identidades nacionales se refiere…no estaría más un programita del “intermedio” sobre este tema… un abrazo

rmandomm dijo...

interesante analisis, chavalo escribes con mucho arte , saludos

shiftingview dijo...

Pues antes que nada muchisisisisisisimas gracias por el comentario y por esas fotos que ensalsan el blog...
Hoy me acorde mucho de ti pues gano la selección de México a la brasileña.. recordarás el partido de México contra Guatemala y como el fervor del partido cambia de estado de animo a todos los mexicanos (ok sino a todos si a la mayoria).. en este caso me parece que es de resaltar que hay un inconsiente colectivo en los mexicanos con el que se nos permite vivir este tipoi de eventos ... el Angel, la Minerva, las plazas mas importantes del pais son testigos de una parte escencial del mexicano... ojala podamos dar una vuelta al estadio para que puedas sentir como el cielito lindo baja a la cancha y te enchina la piel.. es una de las aventuras que nos falta pasar.
Ahora bien en un sentido autocritico observo que hay pocas cosas que le dan al mexicano el orgullo de decir ese es mi país ... y pues cada que se puede vivir una de ellas es el momento de sacar todo el clamor que lleva guardado el corazon....
Ojala en algun momento y de tantas cosas que te ha dado tu país puedas sentir eso .. no por el gobierno sino mas bien por su gente que a mi parecer es lo que da el orgullo verdadero a los mexicanos...
PD: ya encontre las playeras de la selección (incluyen las tres B)...

Henmex dijo...

Bueno en primer lugar decir que cuando vi ese docu de la 6 estaba borracho y casi me da un infarto en su día al ver que gano la república... no es que ganaran los buenos sino el régimen legítimo.
En segundo lugar me duele la boca de decir que en 1492 granada no era España aun, y que para colmo por cuestiones de limpieza de sangre(se llamaba así) hubo hombres como Cervantes que no pudieron venir a América así que dudo que a los de Granada les dejaran venir.
Tercero: en donde España colonizo si se robo se saqueó y blablabla pero al menos hubo mestizaje me gustaría a mi ver cuanto hubo en eeuu o en Canada o en cualquier sitio donde los franceses e ingleses metieran la mano... no es que nos haga mejores pero si que al menos habla algo a nuestro favor considerando que esa época las cuestiones de tolerancia y demás ni existía, uno era el soberano y los demás a chingarse.
Tambien añadir que bueno de historicismos... la tira, seguro que Dan Brown escribe algún libro sobre ello y lo vende como churros diciendo que nosequien la magdalena y el grial estaban en México... ni los aztecas eran tan santos ni los castellanos obvio está... pero es un poco rollo new age... que ahora resulta que los celtas eran bueniiiiiiiisimos cuando se dedicaban a sacrificar gente y eran casi lo peor de su época, pero en fin.
Tambien contar que bueno la historia mexicana está mas que sesgada en cuestiones patrioteras(que no patrioticas, algo mas parecido al chovinismo frances) y que siempre se modificaran als cosas pa poner a Hidalgo como un santo, y a compañía como unos santos varones... ahora andan con lo de la Revolución pero que les queda de ello? si quieren poner reelección de cargos... esto volverá al porfiriato(si es que llegaron a salir) y ya sabes en 2055 nos vamos pa Florida que nos la tienen que devolver los EEUU...

*Todo ésto sin entrar en que es mas fácil culpar de los males a un chivo expiatorio que a uno mismo... si un mexicano cuenta chiste de gallegos no pasa NADA si un español cuenta uno de indios mínimo es un fascista...

Henmex dijo...

por cierto gracias a cierta amiga en común llegue a una conclusión:

-Sí los que vinieron eran unos asesinos y unos ladrones; sí los Gallegos son tontos... pero sabes lo mas gracioso? que los que tienen mestizaje con tal calaña son ellos!.

Olé por la Juani

ju... dijo...

Haime, saludos... es encatador tu relato, sensible, gracias por compartirlo. Siempre quise saber que pasaba por la mente de los extranjeros al verse inmersos en un septiembre mexicano.

Y ¿es mi impresión o Henmex ha tenido una experiencia más bien ridiculamente tomada en serio y un poco llena de resentimiento...? ¿quien que no arrastre traumas históricos tendría que hablar justificando a los aztecas, gallegos, Hidalgo y los seres de "sangre limpia"? pff... en fin!

Saludos!

Henmex dijo...

obviamente gran parte era ironico, de todos modos todo nacionalismo surge de una version historicista de la historia, es lo que tiene el romanticismo y el siglo XIX... porque seguramente si fueramos fieles a los acontecimientos al 100% nos dar'iamos cuenta de que somos miles de formas diferentes de ver la misma historia de un mismo pueblo llamado humanidad.