lunes, 21 de septiembre de 2009

EN EL NOMBRE DE DIO$

Esta mañana me he vuelto a despertar más temprano de lo necesario, otra vez. A veces bossa-nova, otras comienzan con ópera rock, incluso en ocasiones oigo algo de salsa. Y es que cuando a los asistentes de esta iglesia tan peculiar que tengo como vecina (pared con pared) les da por rezar, no queda alma en la cuadra que no quede al corriente de las plegarias de cada día.
Se trata del polémico grupo religioso llamado “Iglesia Universal del Reino de Dios”. Creado en Brasil pero ya muy presente en todo el continente latinoamericano, sin que sus críticas hayan impedido la expansión de la entidad por medio de sus miles de franquicias; mediante las cuales, dicen las malas lenguas, se dedican al fraude, engaño y chantaje emocional para cubrir sus únicos fines lucrativos. Nada nuevo…

El centro en concreto que tengo como vecino se llama “Pare de sufrir”, por si quedaba duda alguna de que tipo de creyentes pretenden como asistentes estos iluminados.


La cuestión es que se ha llegado hasta tal punto, que en este momento me la suda bastante (*me vale madre) el remedio o estrategia personal de cada uno para hacer de la rutina y del mundo algo más llevadero. Cada loco con su tema. Religión, bigorexia, drogas, sexo, cultura, pornografía, heavy metal, dietas, ecologismo, cine, marxismo, leer, escribir, comprar, vender, ciencia, blogs, operación triunfo, la política, masturbarción, hacerse socio del Madrid, zoofilia o la prensa del corazón… somos libres para elegir lo que queramos (o un poco de cada) para darle el sentido necesario a las estupideces que hacemos, decimos o pensamos cada día. Supongo que es algo natural el que busquemos aquello a lo que aferrarnos y que nos dé un punto fijo desde el que observar el transcurso de los acontecimientos, pero siempre mejor con un límite, como todo.

No les pretendo pedir que dejen de engañar a los crédulos con los supuestos “milagros-exprés”, con los que fácilmente logran beneficios millonarios. No les voy a insultar por aprovecharse de la ignorancia de los que asisten, que ante situaciones extremas acaban viendo aquí dentro su revelación divina. Tampoco voy a escupir a esos señores que vistiendo con chaqueta y corbata se creen menos impresentables de lo que realmente saben que son, por jugar con la desesperación y la falta de esperanzas de aquellos que necesitan alguna luz que les diga cómo lidiar con su vida.

Seguid esparciendo vuestra mierda divina por donde queráis, que ahora mismo no tengo ganas de meterme en la vida de nadie. Seguid prometiendo milagros o la vida eterna a los cegados que les tocó sufrir una vida plagada de obstáculos. Continuad alimentando vuestra ansia de control y poder sobre la plebe que os ruega y aclama. Por mi como si os tiráis por un puente u os rajáis las venas de un tajo pero por favor: bajad el puto volumen de los altavoces que todavía no son ni las ocho de la mañana y hoy no tengo nada que hacer.

Podéis ir en paz.




7 comentarios:

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Hay muchas de esas "nuevas o viejas" "religiones" en las que prometen ¿Qué prometen? Como bien dices amigo, estafas, estafas y más estafas y desgraciadamente un montón de gentes que, no se como decirlo, quizás ¿Esperan? o ¿Qué buscan? ¿La verdad? o ¿La mentira?
Que difícil poder acertar lo que ese tipo de gente busca.
Muy buena entrada, saludos

Higorca

Henmex dijo...

y no los has visto en la tele? no sé me parece raro una religión que tenga todas las respuestas y no sea universal...digo yo.... la gracia de la religión es el morbillo de condenarse al ifnierno, de equivocarse, de caer... de rooodaaarr y rodarrr y si te lo dan todo hecho de forma milagrosa a cambio de unos pesos... pues tiene gracia ningunaq

civilis dijo...

¿Hay alguna diferencia con la religión Católica? Pues que ésta es algo más tradicional, y porculiza con campanadas en vez con música. Por lo demás...

Alfonso dijo...

Aquí vengo de visita recomendado por Civilis ... :)

Myriam dijo...

Hola! yo tambìén he llegado aquí por recomendación de Civilis. Me gustó la lectura de tu entrada y creo que es lamentable que te veas forzado a escuchar lo que no quieres cuando no quieres.

¡Veo con agrado que tienes fotos de México! bien! coincidirás conmigo que los sitios arqueológicos de mi país son una verdadera joya.

Lindas fotos y lindo blog.

Saludos!

Jaime Ruiz dijo...

Bueno, pues gracias por pasaros y a Cívilis por recomendarme.

Pues sí Myriam, tenéis un país que es una joya y no solo por las runias. Solo conozco las de Uxmal(Yucatán) y Montealván (Oaxaca), y si que me impresionaron...pero poco a poco iré viendo las que pueda mientras esté aquí.

Un saludo

Sibila_S dijo...

Alguien me dijo, justo hoy, que la religión era una muleta para aquellos que no podían sostenerse por sí mismos y vivir su vida.

Yo aun estoy pensando en la conversación, y tal vez, aunque no tengo un punto de vista tan extremo, de verdad creo que la cuestión de la religión o la fe no tiene porque "nublarnos".

Supongo que uno debe enfrentarse así mismo y no hacerse pendejo con las decisiones que debe tomar. Con las experiencias que tiene que vivir.

Changos, pero lo que quería decir era que pusiera usted un "pasito duranguence" a la misma hora, para que oigan de verdad al diablo!

Saludos!

*[mmm duranguence es una música que se baila en el norte de México y se está extendiendo cada vez más y más por la república. Se caracteriza por su estridente ruido de tamboras y trompetas...todo un caso. Aunque también quedaría bien el reggetón]