lunes, 28 de septiembre de 2009

LA IDENTIDAD EN CONFLICTO

Juan Manuel salía de trabajar y nos encontrábamos en algún lugar de la ciudad después de haberme pateado un minúsculo trozo del Distrito Federal a lo largo de toda la mañana. Faltaban solo unos días para las fiestas de la independencia y todo el país esperaba que se diera el gran grito, al partir del cual se comenzarán a recoger todos los adornos patrios y banderas que se guardarán para el año que viene. En el cual se cumplirán los doscientos años del fin de la dominación del caciquismo paternalista español, gran peso cultural todavía presente tanto en la “madre patria” como en aquellos lugares por donde pasaron y “culturizaron” a lo largo de la historia.

Tuve la suerte de que mi buen amigo chilango, por su posición, trabajo y conocimientos, supo darme pequeñas clases entre chelas y tacos, sobre el difícil y nublado panorama sociopolítico y económico del país. Mostrándome pequeños detalles clave que me ayudarían en mi intención de enterarme un poco lo que está ocurriendo en este país de contradicciones.


A paso tranquilo por la zona del Zócalo, se alzaba una enorme bandera nacional presidiendo la imponente Plaza de la Constitución, rodeada por los palacios coloniales en donde se ubican los centros de poderes políticos así como la catedral.
Es que cuando paso por aquí y veo la bandera, me dice Juan Manuel, me hierve la sangre y se me enchina la piel, ¿no te pasa a ti, güey? Verás Juan Manuel, le respondo despacio mientras voy eligiendo las palabras para hacerme entender, la verdad es que no, el tema de la bandera española y el orgullo patrio es bastante diferente en mi país, no sé como explicarlo pero para mí y para mucha gente, la bandera española no simboliza aquello con lo que nos sentimos identificados. Entonces… ¿no te identificas con la bandera de tu país? Me dijo un tanto extrañado. Es difícil de explicárlo Juan, para que me entiendas te diré que la primera vez que he sentido “algo” por la bandera rojigualda, ha sido ahora que estoy fuera de mi país, aún así, dudo que me veas algún día con una bandera española o que intente combinar los colores con mi ropa, accesorios y adornos como hacéis aquí. Nuestra conversación siguió por otros muchos temas en los que no faltaban las comparaciones y similitudes entre su país y el mío, pero continué pensando en el tema de la bandera con cierta envidia, de la sana, por no sentir lo que él cuando paso bajo la bandera que tengo impresa en mi pasaporte. En el fondo debe ser algo bonito.

Pasaron varios días en los que seguimos hablando del complicado panorama político y sociohistórico de mi país, dándole mi visión personal de la crisis ideológica e identitaria que tenemos en el Estado Español, tampoco ausente de contradicciones y cierto surrealismo.

Seguiré soñando en que algún día se me encoja el corazón cuando pase por la Plaza de Colón de Madrid y me emocione contemplando un trozo de tela, ojalá algún día se me escape alguna lágrima con un himno y espere impaciente la celebración de un día en el que todos mis paisanos, de norte a sur y de este a oeste, me saluden con orgullo y sin vergüenza con un “¡VIVA ESPAÑA!” o algo parecido mientras cuelgan la bandera en su balcón con una sonrisa. Ojalá algún día podamos sentirnos realmente orgullosos por alguna fase de nuestra propia historia.

Una lástima, ya que hasta que mi bandera no sea tricolor, ni mi 15 de septiembre un 14 de abril, dudo que me ocurra lo que a el. Mientras tanto, puedo seguir soñando, que para algo es gratis.

¿Y si la guerra civil española la hubieran ganado los buenos?



Gracias Juan, ¡Y que Viva México!

Salud y República

lunes, 21 de septiembre de 2009

EN EL NOMBRE DE DIO$

Esta mañana me he vuelto a despertar más temprano de lo necesario, otra vez. A veces bossa-nova, otras comienzan con ópera rock, incluso en ocasiones oigo algo de salsa. Y es que cuando a los asistentes de esta iglesia tan peculiar que tengo como vecina (pared con pared) les da por rezar, no queda alma en la cuadra que no quede al corriente de las plegarias de cada día.
Se trata del polémico grupo religioso llamado “Iglesia Universal del Reino de Dios”. Creado en Brasil pero ya muy presente en todo el continente latinoamericano, sin que sus críticas hayan impedido la expansión de la entidad por medio de sus miles de franquicias; mediante las cuales, dicen las malas lenguas, se dedican al fraude, engaño y chantaje emocional para cubrir sus únicos fines lucrativos. Nada nuevo…

El centro en concreto que tengo como vecino se llama “Pare de sufrir”, por si quedaba duda alguna de que tipo de creyentes pretenden como asistentes estos iluminados.


La cuestión es que se ha llegado hasta tal punto, que en este momento me la suda bastante (*me vale madre) el remedio o estrategia personal de cada uno para hacer de la rutina y del mundo algo más llevadero. Cada loco con su tema. Religión, bigorexia, drogas, sexo, cultura, pornografía, heavy metal, dietas, ecologismo, cine, marxismo, leer, escribir, comprar, vender, ciencia, blogs, operación triunfo, la política, masturbarción, hacerse socio del Madrid, zoofilia o la prensa del corazón… somos libres para elegir lo que queramos (o un poco de cada) para darle el sentido necesario a las estupideces que hacemos, decimos o pensamos cada día. Supongo que es algo natural el que busquemos aquello a lo que aferrarnos y que nos dé un punto fijo desde el que observar el transcurso de los acontecimientos, pero siempre mejor con un límite, como todo.

No les pretendo pedir que dejen de engañar a los crédulos con los supuestos “milagros-exprés”, con los que fácilmente logran beneficios millonarios. No les voy a insultar por aprovecharse de la ignorancia de los que asisten, que ante situaciones extremas acaban viendo aquí dentro su revelación divina. Tampoco voy a escupir a esos señores que vistiendo con chaqueta y corbata se creen menos impresentables de lo que realmente saben que son, por jugar con la desesperación y la falta de esperanzas de aquellos que necesitan alguna luz que les diga cómo lidiar con su vida.

Seguid esparciendo vuestra mierda divina por donde queráis, que ahora mismo no tengo ganas de meterme en la vida de nadie. Seguid prometiendo milagros o la vida eterna a los cegados que les tocó sufrir una vida plagada de obstáculos. Continuad alimentando vuestra ansia de control y poder sobre la plebe que os ruega y aclama. Por mi como si os tiráis por un puente u os rajáis las venas de un tajo pero por favor: bajad el puto volumen de los altavoces que todavía no son ni las ocho de la mañana y hoy no tengo nada que hacer.

Podéis ir en paz.




martes, 18 de agosto de 2009

CONVERSANDO CON MANUEL

Victima y victimario dependiendo de cómo se mire…culpable pero inocente en cierto modo. Aún así responsable y consciente de sus actos así como sus consecuencias.
Llegando ya casi a los setenta veranos, Manuel vive aún en una burbuja de rabia y resentimiento impropia, y no muy adecuada a su edad. Quince años de condena, ocho cumplidos y aún muy lejos de imaginarse o incluso de ilusionarse de su salida de prisión. Y todo por un fallo tonto, como me indicó expresamente el día en el que me contó su historia.

La mirada siempre cansada y perdida…como si siguiera teniendo la cabeza en otro sitio. Sus palabras reflejan cierto conformismo con la situación, ni optimismo ni pesimismo. Dejándose llevar por el presente hasta que llegue el momento de plantearse el que hacer con su vida.
Hace muchos años ya que no sabe nada de su familia, en el momento en que entró se quedó sin hijas y hermanos. Ni visitas, ni llamadas, ni cartas ni permisos…nadie le espera.
No mató a nadie a pesar de la larga condena que se le impuso, tampoco robó nada ni se trata de ningún desviado sexual. Con el paso de los años y por circunstancias de la vida (y un poco de su propia voluntad) acabó convirtiéndose en la mano derecha de uno de los narcotraficantes más importantes de México.

- Es lo malo de ser de “buena familia” estando en prisión –me dijo Manuel- que a pesar de todo lo que he hecho por ellos, de todo lo que les he dado cuando la cosa en México me iba bien…el que yo entre en la cárcel es una vergüenza para ellos, una mancha.

Al oír aquello no me costó mucho comprobar la razón que llevaba…veías como los internos gitanos, por ejemplo, soportaban con cierto optimismo la rutina de la prisión. Sea cual sea el delito que hayan cometido, todos y cada uno de ellos contaba con el apoyo y la impaciente espera de los suyos, de su familia.Mientras en las clases altas el estar preso supone una vergüenza para todo el círculo del interno, en las clases bajas se habla del preso como alguien que tiene problemas.

Los delitos por narcotráfico abundan en prisión. Iguales expedientes pero diferentes circunstancias…condenas contradictorias. El castigo no distingue entre gramos y toneladas, ni entre ambición y necesidad…grandes empresarios y “camellos” de parque en el mismo boquete. La conclusión que pude sacar es que importa un carajo la sustancia, la cantidad, la situación y las circunstancias…al final te tendrás que comer lo que el juez de turno le parezca adecuado para tu “rehabilitación” de conducta.

No quiero exculpar ni juzgar a los ya juzgados…pero no logro entender el supuesto camino desviado de muchos inculpados que conocí… ¿Dónde está el límite de la moralidad en cuanto al tráfico de drogas se refiere? ¿Cuál es esa “Salud Pública” a la que todos agreden? Existe una clara esquizofrenia legal en cuanto a temas de drogas, se hace apelo a la mera penalización sin reflexión crítica…es ilegal y punto pelota. Sin plantearse siquiera que mucho de este daño social que se atribuye al consumo de drogas, son resultados de las consecuencias de su penalización

Al final como bien me dijo Manuel, la única diferencia entre él y el que comercia con Jack Daniels o Marlboro, es que no paga impuestos.

jueves, 21 de mayo de 2009

ADOLESCENTES Y NUEVAS TECNOLOGÍAS


RESUMEN:
En el siguiente artículo se proponen aquellos puntos
de análisis sobre las consecuencias futuras de la
socialización en la sociedad de la información y en el
uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la
Comunicación. Los llamados “nativos digitales”
crecen en un momento de desestructuración de las
normas y estructuras vigentes en la anterior
sociedad industrial y se convierten en los principales
protagonistas de la producción y consumo de nuevos productos simbólicos de la creciente industria
cultural en la era digital. Los adolescentes de hoy se transforman en actores fundamentales de las
nuevas redes sociales globales haciendo un uso local de las mismas. Nos encontramos ante una crisis
de los antiguos poderes establecidos, una redefinición de los espacios públicos y simbólicos, así como con nuevas formas de exclusión y desigualdad como consecuencias sociales del ciberespacio y la era
comunicacional.

PALABRAS CLAVE: Nuevas tecnologías, nativos digitales, infancia, adolescencia, socialización, redes
sociales, brecha digital, teoría sociológica, comunicación
.

Revista Científica de la Fundación Iberoamericana para la Excelencia Educativa HEKADEMUS - VOLUMEN 02 NÚMERO 04 ABRIL 2009 PAGINA 10

lunes, 18 de mayo de 2009

RESPETO

Desde la Dirección General de Instituciones Penitenciarias se pretende que poco a poco todas las prisiones cuenten con un “módulo de respeto”, pensados para mejorar la reinserción del preso mediante el fomento de las relaciones interpersonales y el trabajo en equipo. Los vecinos del módulo 9 llevan cerca de un año y medio como uno de los proyectos pilotos en España y en dos semanas el nuestro comenzará a funcionar de igual manera.

De forma resumida el módulo supone la aceptación de una serie de normas y responsabilidades basados en el respeto y la convivencia, además de comenzar a organizarse por grupos y comisiones resolviendo los problemas y conflicto mediante asambleas.

La semana pasada firmaron los contratos de ingreso y eligieron una lista de posibles candidatos a jefes de grupo, de asamblea y demás cargos que se asignarán para la organización del módulo. De esta lista de candidatos, el equipo directivo y de tratamiento eligen a su juicio, a los responsables de la organización del módulo.

Si en el momento de la votación (reunión en el comedor y contando las manos levantadas, pijadas las mínimas) no pudiste estar presente ya sea por estar realizando algún trabajo remunerado, en el bis a bis, en la enfermería o en tu día de permiso… por regla general básicamente te jodes y callas, que nunca se te olvide donde vives.

La idea es el poder pintar un poco por encima con un chorreoncillo de democracia, una cárcel del siglo XXI basada en sus valores supre-progres liberales y en la defensa de los derechos humanos por encima de todo; intentando disimular al máximo posible la función represora y de poder que significan lo que han significado siempre las instituciones penitenciarias.

Mientras se discute en una reunión sobre el nuevo funcionamiento del módulo bajo el lema del “RESPETO”, la discusión fue desviada continuamente por un número de presos a los que se les había desaparecido los cubos de higiene personal de su celda tras haber mantenido alguna disputa con alguno de los funcionarios. Respeto…

Ante las objeciones que han podido recibir la dirección del centro por este dudoso funcionamiento democrático y respetuoso (por parte de los presos, los únicos afectados y enterados), la respuesta es sencilla: la prisión no deja de ser una institución vertical jerárquica que mediante la legitimidad que le fue otorgada por el pacto social, tiene todo el derecho a ejercer sobre ti todo el poder del estado; que traducido al lenguaje de los funcionarios de vigilancia es “no me toques los cojones que te pongo una sanción”, ante cualquier queja o reclamación de sus derechos fundamentales.

En lugar de buscar soluciones complejas que nos permitan adaptar un adecuado código penal con los valores y estructuras vigentes, nos limitamos a tapar un poco la mierda para que no se note mucho, a meterla debajo de la alfombra para eliminarla cuando estorbe.

No hace falta irse a Guantánamo para observar como se violan estos derechos humanos que tanto llena la boca a los responsables políticos y a los medios de comunicación ignorando la realidad más cercana, por la que debería empezarse a aplicarse el mismo cuento de tolerancia, respeto y humanidad.

lunes, 13 de abril de 2009

PERIODISMO EN EL XIX

"Las gentes dispuestas a informar sobre toda clase de cosas se encuentran con bastante frecuencia en cierta clase de sociedad. Lo saben todo porque concentran en una sola dirección todas las facultades inquisitoriales de su espíritu. Por lo demás, al calificarlos de omniscientes, se sobreentiende que el dominio de su ciencia es bastante limitado. Por ejemplo, le dirán que Fulano está en tal lugar, que tiene tales y cuales amigos; que su fortuna es de tanto.



Le indicarán la provincia en la que ese personaje fue gobernador, la mujer con la cual casó, el total de la dote que ella aportó, sus lazos de familiaridad y toda clase de informaciones del mismo estilo. La mayoría de las veces estos 'sabelotodo' van con los codos rotos y ganan sueldos de diecisiete rublos al mes. Aquellos que son tan bien conocidos, están muy lejos de sospechar que son objeto de semejante curiosidad. Y sin embargo, las personas de esta especie encuentran un vervadero gozo en aprender una sabiduría que equivale a una verdadera ciencia que ellos elevan, apasionadamente, al rango de satisfacción estética. He conocido a sabios, escritores, poetas y hombres políticos que han encontrado en ella la virtud del apaciguamiento, convirtiendola en el fin de su fin, y a ella le deben los únicos éxitos de su carrera."


Fiódor Dostoyeski; "EL IDIOTA" (1879).


miércoles, 1 de abril de 2009

TRANSGRESIÓN Y EXPIACIÓN


Todo está oscuro a pesar de entrar la luz, el frío te va engullendo poco a poco a medida que vas escuchando el eco de tus propios pasos por el pasillo. Las paredes te chulean con su imponente altura ya sea de un lado u otro pues vas caminando entre ellas de modo que casi puedes tocar las dos con ambas manos. Al final del pasillo divisas el infinito que te gustaría ver en el color del cemento... por los cristales opacos te imaginas el primer sol de abril que apenas dejan reflejarse en el amplio patio interior, mientras tanto esa voz impersonal junto con el insoportable ruido que acompaña a cualquier megafonía de edificio público te recuerda que aún corre el tiempo en el que te sientes atrapado. Pasan los meses...las semanas corren fuera aunque no puedas darte cuenta. Los días van pasando a pesar de ser todos iguales, las horas no merece la pena contarlas y los minutos carecen de toda lógica...¿los años?...de eso si que llevas la cuenta, de los que van y están por venir; y de los que no vendrán porque hace ya tiempo que se fueron.

Me basta un momento contigo para tener la certeza de que te han vaciado por dentro para quitarte los mínimos resquicio que hacían sentirte alguien. Lo que eres ya solo son recuerdos y en tus ojos puedo ver que te han convertido en tu propio error...No importa quien fuiste o quisiste ser y el arrepentimiento ya no vale para nada porque no hay nada que puedas hacer ni nada en que creer.

Tu tiempo tiene otro dueño y tu vida se resume en tus escasas decisiones sobre asuntos que siempre resultaron insignificantes pues lo pequeño se hace grande si quieres verle algún sentido a la extrema rutina y seguir manteniendo algo de dignidad que te permita mantenerte en pie para seguir descontando los días en tu calendario.

Tienes cada paso y movimiento tan extremadamente marcado, tan ausente de posibilidad de cambio o novedad…que estás completamente anulado como ser humano. Eres un cuerpo, un número, un caso o un simple papel sellado que va rulando de oficina en oficina y mesa tras mesa. Te han quitado hasta el amor propio innato tan necesario como el respirar.

Si han llegado a ese punto de reducirte al estatus de una rata, si han conseguido que yo viera todo lo que hoy he visto…me temo que este sistema funciona.

martes, 20 de enero de 2009

MÚSICA Y EXCLUSIÓN: De Manhattan hasta el MOPU

Curioso ejemplo de cómo la música puede ser un buen instrumento para mostrar una realidad tan cercana a la vez que desconocida como es el caso de la zona sur de Jerez (Cádiz). El desarrollo de la economía neoliberal hace que los procesos de exclusión social sean semejantes en la mayoría de ciudades de los países desarrollados produciendo junto con el desarrollo de los medios de comunicación, movimientos sociales y subculturas muy parecidas entre sí.



Digno de reflexión el comprobar como la cultura urbana de un sector de la clase baja norteamericana de los años 90 ha calado en la cultura juvenil de nuestras sociedades dando cuenta de que también en la cumbre del flamenco, el vino y los caballos; existe población en situación de exclusión social con una juventud que lucha contra la cultura dominante y da voz a los más discriminados.



Jerez… Jerez de las fronteras sociales que con su clasismo, sus bodegas, su etiqueta y su buen ver; impide que sea difícil imaginarlo más allá de su feria, sus viñas y su devoción a muñecos de cartón piedra.

“Aquí no existe lo del andaluz fulero, si me pierdo que me busquen en el monte ‘el agujero”

miércoles, 14 de enero de 2009

LA ERA DE LA INFORMACIÓN: ECONOMÍA, SOCIEDAD Y CULTURA

"La identidad se está convirtiendo en la principal, y a veces única, fuente de significado en un periodo histórico caracterizado por una amplia desestructuración de las organizaciones, deslegitimación de las instituciones, desaparición de los principales movimientos sociales y expresiones culturales efímeras. Es cada vez más habitual que la gente no organice su significado en torno a lo que hace, sino por lo que es o cree ser"
Manuel Castells (1997) Vol.1 LA SOCIEDAD RED

Sin duda el extenso y cargado trabajo de Castells en la obra de La era de la información: economía, sociedad y cultura, supone y con razón, una de las contribuciones mas importantes a la teoría sociológica y psicosociológica actual, al sumergirse por completo en el amplio abanico de los cambios sociológicos, políticos, psicológicos y económicos que ha supuesto la presente revolución tecnológica que estamos viviendo actualmente.

En el prólogo Castells expone con varias pinceladas perfectamente explicadas y sintetizadas, los rasgos generales de su aportación así como la postura teórica con la que parte para el desarrollo de su trabajo.

Comienza describiendo la situación actual en la que nos encontramos a nivel global definiendo en pocas palabras los conceptos básicos necesarios para el inicio de la lectura así como sus intenciones como científico social; “analizar y teorizar es un modo de ayudar a construir el mundo”.

Acompañado de un análisis sociohistórico con el que ejemplificar el papel del Estado en el desarrollo tecnológico y la tecnología como expresión de las capacidades de una sociedad determinada, el autor afirma que sin el auge tecnológico no nos encontraríamos en el mismo punto del capitalismo que nos invade hoy por hoy.

En un mundo cambiante y confuso en plena revolución tecnológica, son demasiado los casos donde observamos que las personas tienden cada vez más a reagruparse en torno a las identidades primarias: religiosa, étnica, territorial etc. No obstante, no son pocos los autores que de una u otra manera están de acuerdo en que la identidad se está convirtiendo en la clave donde fijar nuestra atención para analizar y entender los panoramas a los que se enfrenta el hombre moderno. Diferentes y específicos en cada caso ya que como bien nos muestra la historia, la globalización tiende a adaptarse según las características locales, lo que otros autores como Robertson y Beck denominan glocalización. Como afirma Castells nuestras sociedades se estructuran cada vez más en torno a una posición bipolar entre la red y el yo.

Lo más interesante que encontramos en el prólogo de su obra y que el mismo reafirma al final del capítulo, es que su propuesta está dirigida a plantearnos hipótesis más que a verificarlas. Dada la fuerza y rapidez con la que suceden los cambios sociales de nuestra época, creo que es necesaria la lectura de obras que nos inviten a la reflexión y a la duda más que a la ambición teorizadora macrosociológica.

Desde mi punto de vista la obra de Castells se adapta perfectamente al hilo de su propósito: la creación de un marco interpretativo amplio que nos permita explicar los procesos psicosociales en relación con los macroprocesos y cambios sociales que trae consigo este nuevo (des)orden mundial.